Celebrada la primera sesión del ciclo sobre la crisis en la Iglesia

Celebrada la primera sesión del ciclo sobre la crisis en la Iglesia

10/11/2018

“Abusos de menores y credibilidad de la Iglesia”, ha sido el título de la sesión, que ha tenido a Javier Elzo, Catedrático Emérito de Sociología por la Univesidad de Deusto, como ponente invitado.

RESUMEN DE LA CONFERENCIA

Introduce el ciclo titulado LA CRISIS ACTUAL DE LA IGLESIA: ¿SITUACIÓN LÍMITE U OPORTUNIDAD?, el director de la Cátedra, el profesor Ildefonso Camacho SJ. Comenta que ha aprovechado la venida a Granada del profesor Javier Elzo para que hable de los dos primeros temas del ciclo: los abusos de menores en la Iglesia y el alejamiento de la gente en general y los jóvenes en particular. De Javier Elzo comenta que es catedrático emérito de Sociología, vive en Donostia, y ha trabajado en temas de jóvenes, drogas, violencia juvenil, ETA, familia, reconciliación en Euskadi y religiosidad entre otros. Esa variedad de temas queda plasmada en los títulos de algunas de las obras más reciente que cita como “Los cristianos en la sacristía”, “Jóvenes y valores en España”, “Tras la losa de ETA. Por una sociedad vasca justa y reconciliada”, “Morir para renacer: otra Iglesia posible en la era global y plural” … Además comenta que ha sido investigador principal para España del primer estudio sobre valores hecho en Europa en el 2000.

Elzo1

Comienza el profesor Elzo comentando que ha dedicado 3 meses de trabajo a este tema y confeccionado dos textos que están en su blog. El más reciente ha sido publicado esta misma mañana en Religión Digital.

Se confiesa católico y que su condición como tal no es separable del resto de su vida, tampoco de la profesional como sociólogo, que no puede dividirse en dos.

Dividirá la exposición en 4 apartados.

1. Datos de informes

El papa mandó en agosto una “carta al pueblo de Dios” que comienza con la cita de San Pablo “Si un miembro sufre, todos sufren con él” (1 Co 12,26) y que habla del sufrimiento por los abusos cometidos por clérigos y otros de la Iglesia. El propio prof. Elzo afirma que él ha sufrido, como muchos católicos, al ver la magnitud del problema y considera que ante el problema hay algunas prioridades: 1) Ayudar a las víctimas, muchas ya adultas, a superar el trauma y evitar que se vuelva a repetir, identificando a los que han cometido estos abusos para que no lo vuelvan a hacer 2) Entender las causas. El piensa que sólo si se entiende por qué ocurre un fenómeno, se puede resolver. Le pasó ya con ETA que pensaba que había que entender por qué mataban los que lo hacían. A pesar del riesgo de que se le tache de querer justificar, cree que es la única forma de dar solución a los problemas.

Cuestiones como el trato que los medios de comunicación dan al tema y la de estudiar si es un problema del clero o un problema de toda la sociedad no las va a tratar aquí. Se dice que afecta a las familias y amistades muy cercanas, si hay más en contextos educativos, deportivos, etc., pero no cree que haya que entrar en esas cuestiones.

En el texto más reciente que ha escrito sobre este tema ha comentado 4 estudios: 1) Estudio en Boston (2000).- 6% del clero había abusado sexualmente de niños. Es un estudio realizado durante 25 años con más de 300 sacerdotes. 2) Informe australiano (2017).- Eel más extenso, no sólo del clero. El 7% de los sacerdotes católicos habrían abusado de menores. 3) Gran jurado de Pensilvania (2018).- Abusos en 6 diócesis del Estado. 300 sacerdotes predadores y más de 1000 menores abusados. La crítica fundamental fue a los líderes de la Iglesia que los protegieron, por lo que casi todos los delitos han prescrito. El propio Vaticano le ha dado validez. 4) Alemania (2018).- 38000 documentos de personal religioso en varias diócesis. 5% de sacerdotes, 1% de diáconos, han cometido abusos de menores. Es importante porque los diáconos normalmente son personas casadas. Sin embargo, el profesor sostiene que no acaba de ver la correlación entre el celibato y la pederastia, a pesar que opina que el celibato debería ser voluntario. El presidente de la Conferencia Episcopal alemana cita como causas el clericalismo y la tendencia a alejarse de los hechos.

2. La imposible contextualización de la actual pederastia clerical

Comenta que, a pesar de que sea difícil contextualizar sin ser acusado de querer quitar hierro al asunto, es necesario hacerlo. Como ejemplos de otros temas que ahora no se toleran y antes estaban bien vistos habla de la esclavitud. La idealizada polis griega y su democracia estaba asentada sobre una mayoría de esclavos necesarios para que funcionara, el Imperio Romano siguió con la esclavitud, sería el cristianismo el que empezaría a denunciarla (Charles Taylor, “La era secular”). También menciona una publicación hecha en 2016 por mujeres francesas que tuvieron cargos de responsabilidad, denunciando que habían sufrido acoso en el ejercicios de su trabajo.

En la pederastia, comenta que González Faus recuerda que los hechos han de ser juzgados con la mentalidad del momento en el que se cometen y que opina que quizás el drama actual nos hará tomar conciencia de la gravedad del problema. Pero el discrepa y como ejemplo pone un libro recientemente publicado en Anagrama, catalogado como un gran libro, que es un detalle morboso de la relación de un padre con su hija.

Para trabajar el texto escrito para este tema, el profesor analizó textos de autores franceses que decían que eran positivas las relaciones con menores. Menciona un gran número de intelectuales franceses que las veían bien, en la década de los 60.

Por otro lado, recuerda que contextualizar no quiere decir aprobar. Y que, sin embargo, hay que tener en cuenta que no se ven las cosas de la misma manera entonces que ahora. Ahora se ve como algo horrible lo que hace 30 y 40 años había colectivos de intelectuales importantes, que lo defendían. Aunque asegura también que no quiero por ello justificarlo en absoluto.

3. Las reacciones de la Iglesia: España y Francia

En España, se han seguido dos reacciones: 1) Taparlo, hay casos muy duros como el fundador de la orden de los Legionarios de Cristo, claramente tapados por Juan Pablo II, con esa idea de lavar los trapos sucios en casa. Una católica que sufrió abusos de un sacerdote denuncia la falta de cooperación, en especial del dicasterio que debía investigar los casos (2017). 2) Investigar: En la actualidad, la Iglesia tiene en general la actitud de investigar. Así, salvo el informe de Australia, las investigaciones antes citadas han sido realizadas por la Iglesia católica. Esta misma mañana, el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, ha pedido perdón por los abusos y ha reconocido que se han encubierto. El Papa ha creado una comisión de 6 juristas para tratar el tema. En España se ha publicado en Religión Digital, el documento “Perdón”, firmado por varias asociaciones cristianas (Juan XIII, centros Loyola, CVX, …), aunque sólo lo ha citado la Voz de Galicia.

En Francia, la asamblea de obispos tomo la decisión en noviembre de crear una comisión para tratar el tema. Han creado unos buzones para que los que hayan sufrido abusos o conozca casos, los puedan denunciar.

4. Algunas cuestiones cruciales

Para muchos, que este tema salga a la luz tiene que ver con los conflictos en la Iglesia, pero el profesor no cree que tenga relación con la pederastia en sí, sino con que se hable más del tema.

Celibato.- También considera que hay que clarificar la relación entre pederastia y celibato. Cree que debería hacerse un análisis entre pastores protestantes casados y sacerdotes católicos en los mismos países para entender mejor esta relación.

La sexualidad en la Iglesia y en la sociedad.- Hay que tomar conciencia de la mala relación de la Iglesia católica con el sexo y el placer del sexo. Si es una cosa natural, entiendo, dice el profesor, que será querida por Dios. Por otro lado, los católicos vivimos en una sociedad muy erotizada.

Clericalismo.- Otro aspecto es que la Iglesia está mandada por hombres, lo que impide una relación franca con la mujer.

Cambio de roles.- Hemos pasado del padre rey (“cuando seas padre comerás huevo”) al niño rey. Ese cambio ha hecho que ya no se pueda sostener el planteamiento de los intelectuales franceses antes mencionado.

Termina hablando de la necesidad de crear comisiones independientes y de hacer estudios reducidos de sacerdotes para conocer su vida sexual, siendo totalmente anónimos, algo que ya se ha hecho con otros colectivos. También opina que los buzones son muy importantes y que los obispos debenrían habilitarlos.

Turno de preguntas

Tras un fuerte aplauso se abre un turno de palabra:

P. ¿No será más importante que esos estudios, el asegurar que haya sacerdotes con vocaciones verdaderas y formadores con buena capacidad de discernimiento para saber quiénes tienen verdaderas vocaciones? R. Hay que hacer eso de forma evidente, y se hace ahora y se habla ahora mucho más (en el último sínodo, por ejemplo). Pero el problema no es sólo de los sacerdotes, también de los casados, aunque puedan ser más proclives los sacerdotes.

P. ¿Por qué los sacerdotes no pueden casarse si los pastores de algunas confesiones sí pueden? R. En la Iglesia católica oriental hay sacerdotes casados. Pero eso no cree que sea el problema. Insiste en que se haga un estudio donde haya sacerdotes católicos y pastores en el mismo lugar.

P. Una persona discrepa, diciendo que parece haber más casos en la Iglesia católica. R. No tiene que haber más porque se denuncien más. Puede haberse creado una conciencia mayor. Por otro lado, la Iglesia católica está extendida por todo el planeta y todo se conoce más. Hay casos, por ejemplo en el estudio de Australia, de una congregación protestante con un 30% de casos. No hay estudios suficientes, en todo caso, para afirmar nada.

P. ¿Son las víctimas y los que comenten los abusos sólo varones o también mujeres? R. Hay más casos de abusados varones. Como anécdota sobre los pederastas, algunas religiosas podrían tener muy mala fama como educadoras, pero nunca se las acusaba por abuso sexual.

P. Está de acuerdo en que la relación de la Iglesia con la mujer está en pañales. ¿Podría profundizar más en el tema sobre la relación de los abusos con el poder? R. Hay un supremacismo masculino que se ha ejercido y se sigue ejerciendo. El Papa lo denuncia mucho.