Celebrada la segunda sesión dentro del ciclo sobre LA CRISIS ACTUAL DE LA IGLESIA: ¿SITUACIÓN LÍMITE U OPORTUNIDAD?

Celebrada la segunda sesión dentro del ciclo sobre LA CRISIS ACTUAL DE LA IGLESIA: ¿SITUACIÓN LÍMITE U OPORTUNIDAD?

10/11/2018

El 20 de noviembre de 2018, al día siguiente del inicio del ciclo sobre la crisis de la Iglesia, se ha continuado debatiendo sobre el alejamiento de los jóvenes de la iglesia.

¿Por qué se alejan las personas, y los jóvenes en particular, de la fe y de la Iglesia, en nuestros días?

Con este título, el profesor de sociología, catedrático emérito, Javier Elzo, ha respondido en una amplia exposición a la segunda pregunta del ciclo sobre “LA CRISIS ACTUAL DE LA IGLESIA: ¿SITUACIÓN LÍMITE U OPORTUNIDAD?”: ¿Por qué se alejan los jóvenes de la Iglesia?

ponenteJovenes2salaJovenes

Resumen de la sesión

Contexto básico en el que se vive lo religioso

El profesor Elzo ha comenzado por contextualizar el problema, tanto desde el punto de vista filosófico como social.

Desde la filosofía, habla de la sociedad actual en la que se ha dado la espalda al Dios de los cristianos pero esa orfandad lleva a que cada uno se cree sus propios dioses profanos. Es una sociedad que se caracteriza porque nosotros ponemos las reglas, sin apelar a alguien externo, pero al mismo tiempo nuestras reglas son tremendamente exigentes y siempre estamos en continua queja. El profesor, que se declara católico practicante, piensa que los cristianos deben decir más claro que su Dios vale la pena.

Desde la sociología, la situación actual que se vive en Europa es de pluralismo, de forma que coexisten distintas religiones con el ateísmo y se respeta cualquier creencia o increencia. Como contrapartida, el respeto se ha extendido a una mala comprensión de la tolerancia, un todo vale, o relativismo, de forma que también las opiniones que afectan a otros se expresan libremente sin necesidad de justificarlas. El profesor declara el gran peligro de sostener posturas irrazonables e individualistas simplemente porque no se exige explicación, es el llamado individualismo acrítico. Además, la religión ha abandonado la política y la fe se ha hecho subjetiva. Y por último comenta el peligro de fundamentalismo, no sólo religioso, cuando incapaces de gestionar la duda que siempre puede venir al intentar dar razón de lo que pensamos o experimentamos, nos agarramos a lo que otros nos digan sin cuestionarlo.

Algunos datos sociológicos sobre la fe y la religión

Después ha pasado ha comentar diversos estudios sociológicos de encuestas de opinión relacionados con el tema, de los que se destacan algunas conclusiones:

  • El descenso del catolicismo en Occidente, aunque a la vez no para de aumentar en muchos otros países, lo que hace cuestionable el hablar de crisis.
  • El hecho de que haya alrededor de un 50% de jóvenes que no creen, mientras que en los mayores el 86% se declaran católicos.
  • El descenso de creyentes también es parecido en la mediana edad, con lo cual no es un problema de los jóvenes sino de toda la sociedad.
  • La ciencia no ha logrado eliminar el sentido religioso.
  • Salvo los mayores, que valoran el papel de la Iglesia para acompañar los momentos difíciles de la vida, se suele identificar la labor de la Iglesia con la ayuda a pobres y necesitados. Lo confirma el hecho de que Cáritas es una de las instituciones más valoradas (el 76% de encuestados la consideran la de más confianza), muy por encima de la Iglesia Católica (sólo el 39%). Entre las profesiones, los curas párrocos son considerandos los profesionales que les inspiran más confianza por el 46% de los encuestados, los obispos sólo el 24%. El profesor añade que, sin embargo, la confianza en curas y personas de vida religiosa, aumenta de forma significativa si se considera la cercanía a los mismos.

Lo que los jóvenes valoran de la Iglesia

Además de dar poca importancia a su papel en los momentos claves de la vida (muy por debajo de su labor social), consideran en último lugar su papel misionero (sólo el 15% lo consideran lo más importante). El profesor lo explica por la eliminación que la sociedad ha hecho de Dios.

También da un informe del reciente Sínodo de Jóvenes en el que también se ha abordado la cuestión del alejamiento de la Iglesia y se ha pedido una mayor participación y corresponsabilidad de laicos, vida consagrada y asociaciones en la Iglesia.

Turno de preguntas

Al final se abrió un turno de preguntas y algunas opiniones, la mayoría apoyadas por el propio ponente, entre las que caben destacar:

  • La necesidad de la conversión personal para que el mensaje sea creíble y la advertencia de no caer en el racionalismo sino que se deje a Dios que actúe, pues la naturaleza humana está hecha para abrirse a Dios.
  • La importancia de la familia para transmitir la fe.
  • El equilibrio entre el respeto a la libertad del otro y la fidelidad para anunciar, pues a menudo se oculta hasta el hecho de ser creyentes o de que una institución sea de la Iglesia alegando excusas de poco sentido.

Última conferencia del ciclo

Cerró la sesión el profesor Ildefonso Camacho SJ, director de la Cátedra de Teología, anunciando que la última sesión del ciclo será el 10 de diciembre y el tema a tratar, por Diego Molina SJ (profesor de Eclesiología y anterior rector de la Facultad de Teología), será el de hacer un balance sobre las reformas del papa Francisco, a los 5 años cde su mandato.