Celebrada la segunda sesión dentro del ciclo "Teología y mujer" de la Cátedra de Teología

Celebrada la segunda sesión dentro del ciclo "Teología y mujer" de la Cátedra de Teología

15/03/2019

Ayer martes 26 de marzo tuvo lugar la segunda sesión del ciclo “Teología y mujer”,en su segunda edición, con una conferencia pronunciada por Ianire Angulo, profesora de escritos proféticos en la Facultad de Teología de Granada.

Título de la conferencia: “Independientes, seguras y con voz propia, ¿mujeres del s. XXI en la Biblia?

Resumen de la conferencia:

  • Presentación:

Presenta la conferencia Antonio Morillas, profesor de Filosofía en la Facultad de Teología de Granada y miembro del Consejo de la Cátedra de Teología.

Tras comentar que se trata de la segunda conferencia dentro de esta 2ª edición del ciclo Teología y Mujer organizado por la Cátedra, introduce a la ponente, la profesora de Escritos Proféticos, Ianire Angulo Ordorika, religiosa bilbaína de las Esclavas de la Santísima Eucaristía y la Madre de Dios. Es doctora en textos bíblicos por la universidad de Comillas. Su tesis doctoral versa sobre el trasfondo del Antiguo Testamento (AT) como clave hermenéutica para interpretar el evangelio de Marcos (cap 12). Tiene diversas publicaciones sobre Lectio Divona, vida consagrada, el Padre Nuestro, y, sobre todo, Sagrada Escritura, generalmente rastreando los vestigios del AT en el Nuevo Testamento (NT). Ha escrito también sobre las mujeres del AT y el NT.

  • Ponencia:

Tras agradecer la invitación, la profesora Ianire expone que en la conferencia intentará rescatar a algunas mujeres del AT que para ser de hace tanto tiempo, son muy modernas.

La relacion entre Biblia y feminismo, comenta la profesora, es espinosa. Cada vez somos más conscientes de que la igualdad entre géneros es buena. Por feminismo se refiere a la convicción de que somos iguales en derechos y nos enriquecemos todos cuando nos tratamos con igualdad. Aunque muchas corrientes feministas han culpado a la tradición judeocristiana del machismo aun imperante, hay que matizarlo: no es la única tradición de base pratriarcal. Además, precisamente es el judecroistianismo quien reivindica la igualdad, como en los relatos bíblicos del Génesis, por ser el hobre, varón y mujer, imagen y semenjanza de Dios.

Aunque en la escritura hay muchos modelos que pretenden mantener la sociedad patriarcal (ej. Prov 31, 10.18.21.23), también encontramos personajes femeninos que rompen con lo esperado. La campaña actual de naciones unidas recuerda que una de cada 3 mujeres de hoy, no es ni independiente, ni segura ni con voz. Por eso nos debe llamar más la atención que mujeres del AT sean independientes, seguras de sí misma y con voz propia. No quedan restringidas a las tareas del hogar, ni dependen de un varón. Se expresan con libertad. No son muchas, pero son. Sí encajan con el perfil de Manos Unidas de lo que es una mujer del S. XXI. Independencia no es no necesitar de otros sino relacionarse en igualdad.

Hablará de tres de ellas:

  1. Deborah.- Líder carismática. Aparece en el libro de los Jueces, transición de la entrada a la tierra prometida (en Josue) y el inicio de la monarquía de Israel. Se presentan una serie de líderes. El libro tiene dos intenciones: 1) teológica: alertar de lo dañina que es la idolatría para Israel; 2) presentar a la monarquía como la mejor solución. En función de ambas finalidades se repite el esquema teológico de la Biblia: Pecado del pueblo-> castigo-> arrepentimiento-> perdon->Iniciativa salvadora de Dios (ej. Jue 3, 12-15a). Deborah es una juez. Se habla de ella durante 2 capítulos (4º -prosa- y 5º -verso-). La extensión habla de su importancia. Se dice de ella que es profetisa, lo que no es habitual en el AT (sólo otras 5 veces más en todo el AT se habla de profetisas). Un profeta no es un adivinador sino alguien alcanzado por Dios que se siente urgido proclamar un mensaje que es de Dios, no es suyo. Su marido es juez, Lapidot, pero aparece como consorte y no al revés. Ella es juez, única vez que aparece la palabra juez en femenino en la Biblia. Su lugar es el espacio público, donde imparte justicia, no la casa. Es una mujer relevante y socialmente valorada, que toma decisiones valientes (ej. Jue 4,8-9).
  2. La amada del Cantar: señora de su sexualidad.- Leticia Bolera, en su obra “Morder la manzana. La revolución será feminista o no será” habla de Lilit, personaje legendario de la tradición judía (Is 34,14). Según la leyenda (se habla bastante en la literatura extrabíblica) es la primera mujer antes que Eva. Se negaba a obedecer a Adán y paso a ser un demonio femenino que habita por la noche. Se convirtió en antimodelo femenino. Hoy podría ser un modelo de mujer del S. XXI. Existe un libro bíblico que podría encajar con este modo del percibir a la mujer. Es el libro de mayor repercusión en los grandes místicos españoles Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz. Es un libro de poemas de amor erótico. Las tradiciones judeocristianas han percibido una metáfora de la relación de Dios con el pueblo judío. Está plagado de símbolos de la literatura oriental, eufemismos sexuales, etc. Aunque es imposible verificar la hipótesis, algunos creen que la autoría era femenina, por los siguientes motivos: 1) protagonismo de la amada (60 de 116 versículos en boca de ella); 2) muestra tener una palabra, y piensa distintos de sus “tutores” (padres y hermanos), no siguiendo sus consejos (ej. Cant 1,6). La protagonista toma la iniciativa con el amado, expresa sus deseos con claridad (Cant 8,1-2), es transgresora para los parámetros sociales. Algunos interpretan que era señora de su propia sexualidad (Cant 8,11-12). Este libro se interpreta como la relación de Dios con su pueblo.
  3. Judit.- Virginia Woolf, en “Una habitación propia”, decía que para que una mujer pudiera ser escritora necesitaba dinero y un lugar personal donde poder desarrollarse. Un cuarto propio representa mucho, es un lugar donde desarrollarnos y expresarnos con voz propia. Judit sí tenía estas dos cosas (Jdt 8,5a). El libro de Judit es muy irónico, no pretende ser histórico. Introduce enormes errores históricos para llamar la atención (Jdt 2,1). Muestra una gran lucha entre los que quieren ser dioses y el Dios verdadero (ej. Jdt 6,2), contrastndoa la fuerza de esos dioses y el despliegue de su ejercito (Jdt 2,19-20) con al Dios de Israel, Dios de los humildes, defensor de los pequeños, de los desvalidos, y desesperados (Jdt 9,11). Habla de un pueblo ficticio, Betulia (de virgen, como se hablaba de Israel). Judit tiene una genealogía, y muy larga, para darle relevancia (Jdt 8,1), para decir que es un personaje de mucha importancia. Es además viuda no vuelta a casar, económicamente independiente, modelo de mujer piadosa (Jdt 8,2.4-8). Es un retrato que no es lo que se espera de una viuda. Es además capaz de cuestionar y retar a los ancianos del pueblo (Jdt 8,10-13). Tiene tal peso que los ancianos tienen que aceptar su sabiduría (Jdt 8,28-29). Cuando corta la cabeza de Holofernes, a pesar de alcanzar mucha fama, no cambia de vida (Jdt 16,21-24). Siguió sola a pesar de los muchos que la pretendieron (Jdt 16,21-24), liberó a su sierva y repartió su hacienda antes de morir. No sólo libera a otros sino que ella se mantiene libre de las sutiles ataduras que nos da el éxito. Es sin duda una mujer del S. XXI., que invita a ser aquello a lo que estamos llamadas a ser.
  • Conclusión:

Los textos son herederos de una cultura muy lejana a la nuestra. No podemos valorar los textos del AT de manera anacrónica, tampoco de los personajes femeninos. La manera habitual como se presentan las mujeres es coherente con la percepción social que había de ellas. Vemos que sin embargo hay modelos femeninos que rompen con esos modelos culturales. También es importante el hecho de que ese grupo humano haya querido conservar esas tradiciones rompedoras.

  • Turno de preguntas:

P. Existe un debate sobre la figura de María Magdalena en el NT y sobre si hay muchas Marías o son todas María Magdalena.

R. El imaginario refleja a María Magdalena como mujer pecadora, prostituta, pero no aparece como tal en el NT. María Magdalena sólo aparece en textos referidos a la pasión y resurrección, a su relación con el resucitado. La confusión es por el personaje misterioso de la unción con distintos matices según el evangelista (anónima en Marcos, no es pecadora; en Juan es María de Betania; en Lucas es anónima y pecadora; también él dice que de María Magdalena se expulsaron 7 demonios, es decir, que algo iba muy mal en ella. En la historia se mezcló todo, y se quedó la idea de María Magdalena como prostituta. Pero fue de hecho un personaje muy relevante en el cristianismo inicial, que también aparece en textos apócrifos.

P. La polémica que surgió cuando Fray Luis de León tradujo el Cantar de los Cantares ¿cómo terminó?

R. El cantar es mentalidad hebrea, muy distintos a nuestra mentalidad griega, abstracta, de la que venimos nosotros. Desconozco el tema concreto, pero durante mucho tiempo no se permitía leer el Cantar de los Cantares. En algunos conventos grapaban el libro, también en la tradición judía se prohibía leer el cantar en los bares. Hubo de hecho polémica para introducirlo en el canon de libros inspirados en el judaísmo.

P. Tras agradecer la conferencia, se hace una reflexión: la mujer de los Proverbios, y las otras que ella ha presentado tienen en común un interés de servicio, aunque en las últimas no es doméstico. Se trata de un servicio más que de una reafirmación propia. Para el S. XXI ¿sería válido no buscar el empoderamiento por sí mismo sino como servicio?.

R. Yo creo que de lo que se trata es de poder enriquecernos todos, no entiendo que pueda ser búsqueda de protagonismo. Es en esa clave desde donde estos modelos presentados son rescatables.

P. Tras agradecer a la conferenciante, opina que deberíamos anticipar lecturas a partir de la Sagrada Escritura.

R. Es cierto, es la mentalidad y las preguntas que hacemos lo que condiciona las respuestas del texto. Es la idea de un Dios que camina a nuestro ritmo.

P. ¿Cómo son las otras mujeres religiosas, y también fuera de la Iglesia en tu entorno? ¿Son independientes, seguras y con voz propia?

R. En el pasado la vida religiosa se podía usar para que las mujeres consiguieran la independencia que no podían conseguir en la vida laical. Pero hoy cree que hay de todo. Judit es liberadora porque es libre. El primer paso es ser libre, y eso es un paso personal, el primero, que requiere “nuestro propio cuarto”, para enfrentarnos con cuestiones que nos confrontan, esto es un trabajo de todos, mujeres y hombres.

P. En la Biblia ¿también María es una mujer empoderada?

R. A lo largo de la historia se han presentado imágenes de ella que se alejan del evangelio. En el evangelio, Lucas la presenta como mujer vocacionada, que acoge pero cuestiona, llena de vida, sale al encuentro de otra mujer. Marcos la pone como mujer que debe pasar de ser madre a ser discípula. Juan la presenta como modelo de creyente y madre de todos. Sin duda era así, pero he querido presentar a otras menos conocidas.
  • Fin de sesión:

Cierra la conferencia el profesor Morillas, recordando que la 3ª sesión de esta edición del ciclo “Teología y Mujer”, tendrá lugar el 9 de abril, y versará sobre la mujer en el islam hoy. La clausura del ciclo se hará con un videoforum en mayo, en fecha que se avisará con la suficiente antelación.

Ficheros adjuntos